Quienes Somos

Cooperativa Agroindustrial de servicios múltiples de productores de palma aceitera R.L.

Somos una empresa agroindustrial que fabrica productos con base al fruto de la  palma africana, ya sea para uso comercial o industrial enfocados en el área de consumo humano y alimentación animal.

Coopeagropal, es una cooperativa que se ha convertido en una gran fuente de desarrollo para el Valle del Coto Sur, porque la realidad que se ha construido gracias al esfuerzo y dedicación de miles de personas; siempre de la mano con el compromiso hacia los socios, así como de la comunidad.

Coopeagropal cooperativa

Producimos aceite, generamos equidad

Misión

Somos una empresa cooperativa de productores de palma aceitera y de servicios múltiples que desarrolla, diversifica, produce y comercializa aceites, grasas y derivados de calidad satisfaciendo los gustos y preferencias del mercado nacional e internacional, sustentable con el ambiente para el crecimiento socioeconómico de sus asociados, colaboradores y la comunidad.

Nosotros

Responsabilidad social, esfuerzo y compromiso

Visión

Ser líderes en desarrollo, diversificación, producción y comercialización de aceites, grasas, derivados y otros servicios de calidad con alto valor agregado, en forma ética, profesional, eficiente y eficaz, comprometidos con los consumidores, los productores, los colaboradores y la comunidad, a través de un mejoramiento continuo y bienestar en armonía con el medio ambiente.

Historia

1930: El Pacifico sur de Costa Rica era una región remota donde convergían poblaciones del norte de Panamá y costarricenses que subsistían sembrando arroz, frijoles y otros cultivos. Entre tanto, el estado costarricense desde 1930 a través de enclaves bananeros, ponían en manos de la United Fruit Company el control y explotación de estas tierras, dificultado aún más las posibilidades de desarrollo de pequeños agricultores de la zona.

1984: Con el tiempo dejando tras de si tierras agotadas y enfermas la trasnacional decide abandonar Costa Rica, siendo Palmar Sur el último distrito que cerró en 1984; dejando en el sur de Costa Rica una crisis social económica de grandes dimensiones que desembocó en desempleo, hambre e invasiones precaristas. El estado reaccionó ante las invasiones de fincas mediante el establecimiento de asentamientos campesinos gestionados por el Instituto de Desarrollo Agrario y con programas productivos financiados con fondos externos.

1986: El Instituto de Desarrollo Agrario (IDA) en conjunto con los habitantes del asentamiento propusieron un modelo de desarrollo con alternativas productivas viables, que crearan fuentes de empleo y buenos ingresos con la palma africana. Se obtuvo a través de organismos internacionales como BID, el primer préstamo para darle vida al Proyecto Agroindustrial de Coto Sur.

3 de mayo de 1986: Nace la Cooperativa Agroindustrial de servicios múltiples de productores de palma aceitera; Coopeagropal R.L, con 63 asociados productores de palma, el Valle Coto Sur ve nacer una asociación cooperativa que significó una nueva oportunidad a través de la siembra de palma africana, su producción, industrialización y comercialización.

1993: Entra en funcionamiento la planta extractora de aceite de palma. Esto marca una importante diferencia para el desarrollo y la consolidación de Coopeagropal R.L. Ya era posible la extracción de aceite de palma, proyecto que abría camino a mejores oportunidades comerciales y que se traducía en mejores ingresos para la Cooperativa y para sus asociados.

1997: Entra en funcionamiento una planta de refinería y la planta de productos terminados, ambos proyectos con el fin de producir y llevar al mercado nacional e internacional productos derivados de la palma africana como son el aceite vegetal, la manteca, margarinas y otros derivados para la industria alimentaria, comercializados con marcas propias y generando así mayor valor agregado.

Actualidad: Coopeagropal cuenta con más de seiscientos asociados. En todo este tiempo, ha venido desarrollando un marco especial de trabajo que ha beneficiado sobre todo a los asociados, pero también a los trabajadores de la cooperativa y sus familias. Todo para asegurar de cara al futuro la permanencia de este gran proyecto cooperativo.